Con el fin de satisfacer las necesidades de un mercado en transformación, Goodman ha adquirido los terrenos de la antigua fábrica de Iveco-Pegaso en Madrid, situada en las inmediaciones del aeropuerto de Barajas.

En total, ha invertido 37 millones en la compra de este suelo, de 108.457 m². Se trata de 11 parcelas que eran propiedad del fondo GreenOak, tal y como explican desde El Economista.

La construcción del nuevo proyecto ‘Goodman Madrid Gate‘, situado frente a la A-2 y muy próximo a la M-30, comenzará en el primer trimestre de 2021. Constará de tres edificios independientes que se desarrollarán bajo los últimos estándares de estética, sostenibilidad y bienestar de los empleados.

Este espacio permitiría construir un centro de 38.000 m² de cross-docking para última milla o una instalación logística estándar de 50.000 m². También tiene el potencial y energía necesarios para el desarrollo de un centro de datos.

La operación ha sido asesorada por el bufete Pérez-Llorca por parte del comprador y supone la mayor adquisición de suelos ejecutada por el grupo en Europa continental en los últimos años.

La reparcelación de los terrenos de la antigua fábrica de Iveco Pegaso en el distrito madrileño de San Blas, data de 2007 y supuso la reconversión de más de 400.000 m² de suelo industrial.