Goodyear comenzará las pruebas de su tecnología AMT, Air Maintenance Technology, para vehículos comerciales en las flotas de camiones de Estados Unidos durante los próximos meses.

Esta prueba forma parte de un proyecto de investigación que  busca nuevas vías que ayuden a las flotas a obtener una mayor eficiencia en el consumo de combustible.

El coste de combustible es la primera preocupación de las flotas europeas de vehículos. A este respecto, el mantenimiento correcto de la presión de los neumáticos es un elemento esencial para mejorar la eficiencia de combustible y reducir las emisiones.

Por ello, Goodyear lleva desde 2011 trabajando y probando la tecnología AMT que puede ayudar a conseguir ahorros de combustible y a reducir las emisiones, así como aumentar potencialmente la vida útil del neumático, la durabilidad de la carcasa y eliminar la necesidad del inflado manual de los neumáticos. En esta nueva fase, múltiples flotas de camiones en Estados Unidos y Canadá probarán la tecnología AMT los próximos 18 meses en sus rutas diarias.

La tecnología AMT permite que los neumáticos puedan permanecer inflados a una presión óptima sin necesidad de utilizar bombas externas. El sistema emplea una bomba peristáltica que mantiene automáticamente la presión en los niveles que las flotas deseen. Todos los componentes del sistema AMT, incluida la bomba, se encuentran dentro del propio neumático.

La Oficina de Tecnología de Vehículos del Departamento de Estado de Energía de los Estados Unidos ha destinado una subvención de 1,5 millones de dólares (1,17 millones de euros) para la investigación, desarrollo y pruebas del sistema AMT llevadas a cabo en el Centro de Innovación de Goodyear en Akron, Ohio.