Pese al retroceso en el movimiento de mercancías registrado el pasado mes de marzo, los tráficos del puerto de Málaga mantienen sus volúmenes durante el primer cuatrimestre de 2020.

Así pues, el tráfico agroalimentario se ha convertido una operativa esencial del enclave malagueño durante el estado de alarma, con un crecimiento de un 154% en abril, para sumar 68.747 toneladas, frente a 26.968 toneladas en el mismo mes del año anterior.

Este tráfico ha supuesto el 75,9% del movimiento total de graneles sólidos del recinto andaluz durante el mes de abril, que, por su parte, fue de 90.496 toneladas, un 37,4% más que en el mismo mes de 2019.

Así mismo, el movimiento de graneles líquidos, principalmente de aceites que, con un total de 16.445 toneladas, un 161% más que en abril de 2019, mientras que el tráfico de contenedores ha alcanzado los 16.445 TEUs mensuales y un 12,4% más que hace un año.

Por contra, los cierres de las plantas de automoción en todo el continente europeo han producido que se haya cancelado la línea regular de importación de vehículos nuevos.

Al mismo tiempo, por otra parte, la Autoridad Portuaria se encuentra, actualmente, en el proceso de implementación de las medidas tanto de seguridad como económicas para que el recinto portuario ayude en la recuperación económica de la provincia.