El Grupo Grimaldi ha encargado al astillero surcoreano Hyundai Mipo Dockyard la construcción de seis nuevos buques ro-ro multipropósito.

De este modo, la naviera transalpina sigue invirtiendo para modernizar su flota, con una una aportación de más de 500 millones de dólares, unos 412 millones de euros al cambio.

Con una eslora de 250 metros, una manga de 38 metros y un peso muerto de 45.684 toneladas, los buques encargados inaugurarán una nueva clase denominada G5, una evolución de la clase anterior de unidades polivalentes construidas por el mismo astillero y entregadas entre 2014 y 2015.

Merced a una configuración interna, estas nuevas embarcaciones podrán para transportar 4.700 metros lineales de carga rodada, 2.500 vehículos y 2,000 TEUs, lo que supone duplicar la capacidad de contenedores con relación a la anterior generación.

Por otra parte, tnto el motor principal como los generadores diésel auxiliares cumplirán con los niveles de NOx impuestos por la normativa Tier III, mientras que el sistema de propulsión integrado entre timón y hélice minimizará las pérdidas de vórtice y, en consecuencia, optimizará la eficiencia propulsora y reducirá el consumo de combustible.

Así mismo, los barcos estarán diseñados para recibir suministro eléctrico desde tierra cuando se hallen atracados a puerto.

En consecuencia, Grimaldi calcula que las unidades de clase G5 permitirán una reducción de las emisiones de CO2 por tonelada transportada de hasta un 43% en comparación con otros buques similares de la naviera.

Se espera que los seis barcos pedidos se entreguen entre los primeros meses de 2023 y finales de 2024 para reemplazar a los barcos más antiguos del grupo italiano, que habrán alcanzado una edad de 25 años, y se desplegarán en las líneas entre el norte de Europa y África occidental, en particular con Lagos.