MAN ha completado recientemente la entrega a Grúas Fuentes de las primeras unidades de nueva generación de la gama TGL. A estas dos primeras plataformas sobre la TGL 8.190, que cuentan con cambio automático, se sumarán próximamente otras dos que se encuentran en proceso de carrozado y un TGX de 18 toneladas.

Dedicada a la asistencia en carretera en Madrid y Guadalajara, la compañía dispone de 120 vehículos plataforma, que corresponden casi en su totalidad al fabricante, además de unidades remolcadoras para vehículos industriales, también de la marca.

La sede de la compañía en Alcalá de Henares ha acogido la entrega de los nuevos vehículos, que han escogido por sus prestaciones, tanto en fiabilidad como en desgaste de neumáticos, junto al cambio automático, lo que a la larga reduce los costes operativos. Todo esto es especialmente importante si se realizan más de 100.000 kilómetros anuales con un vehículo.

De hecho, existe una gran diferencia entre las furgonetas transformadas que utilizaban antes y los camiones TGL, tanto en averías como en intervalos de mantenimiento, pues según explican desde Grúas Fuentes, el tiempo de cambio de aceite se multiplica por seis y el de los neumáticos por más de tres.

Esto supone un gran ahorro de costes, una reducción de las paralizaciones y un desahogo para el taller. Además, la marca les aporta fiabilidad incluso en los trabajos más duros, como el remolque de autobuses o tractoras.