En una iniciativa que impulsa la economía circular, la Autoridad Portuaria de Cartagena quiere consolidar los tráficos de chatarra, al tiempo que el Grupo Inglés estudia incrementar el uso de las instalaciones del enclave para la exportación de esta mercancía.

Para ello, la compañía aprovecharía el centro de reciclaje de residuos que tiene en Alhama de Murcia, uno de los siete que tiene la empresa dentro de la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana, además de las filiales ubicadas en Sevilla, Cádiz, Las Palmas, Lorca, Caravaca y Murcia.

Con este cliente potencial, el enclave cartagenero pretende consolidar el tráfico de chatarra como una línea de negocio clave e impulsar su estrategia para convertirse en uno de los puertos más sostenibles del Mediterráneo, reduciendo las emisiones de CO2 y apostando por el reciclaje como elemento fundamental para un futuro sostenible.

Grupo Inglés aprovecha la cercanía que existe entre los centros de la empresa de reciclaje y el enclave, lo que, a juicio de la empresa acorta las distancias y contribuye a la reducción de emisiones de CO2.

En los primeros ocho meses de este 2021, el puerto de Cartagena casi ha duplicado las exportaciones de chatarra con respecto al año 2020.

En total, el enclave suma 147.725 toneladas de chatarra movidas en el período, de las que 86.000 toneladas han sido exportadas por el Grupo Ingles.