Presentación de la Guía de Buenas Prácticas

Presentación de la Guía de Buenas Prácticas que trata de paliar el alto índice de siniestralidad de los trabajadores portuarios

La Asociación Sindical de los Estibadores de Las Palmas (ASEP) presentó el pasado viernes 31 de octubre,  la “Guía de Buenas Prácticas para los Puertos de Las Palmas”, con el objetivo de reducir el alto índice de siniestralidad del colectivo de estibadores y trabajadores de los puertos. como consecuencia de las duras condiciones en las que desarrollan su labor, a menudo con una gran carga de trabajo físico y tensión psicológica.

La guía se ha realizado sobre la base de los resultados obtenidos en un estudio sobre los riesgos, y las enfermedades derivadas de estos, a los que se enfrentan los trabajadores de los puertos de la provincia de Las Palmas, un proyecto de investigación encargado por ASEP y financiado, con una subvención de 15.000 euros, por la Consejería de Empleo del Gobierno de Canarias.

Este estudio complementa al realizado en 2013 al colectivo de estibadores, en el que se valoraron los riesgos psicosociales derivados de su profesión y cuyos resultados fueron alarmantes.

La investigación de 2014 también evidencia que los trabajos portuarios están expuestos a numerosos riesgos laborales, con un alto índice de siniestralidad,  motivo por el que se les exige una alta profesionalidad.

Durante la presentación, se ha subrayado la importancia de la “Guía de Buenas Prácticas” como respuesta preventiva para disminuir los riesgos que afectan a los trabajadores del sector, sometidos a duras condiciones físicas de trabajo, a turnos rotatorios y, en muchos casos, de nocturnidad, lo que a menudo dificulta la conciliación de la vida familiar y laboral.

Unas circunstancias que, además, tienen una relación directa con la productividad y la competitividad de las empresas portuarias, un sector imprescindible para la economía.

Esta guía, así como el estudio que le precede, son herramientas vitales para lograr el desarrollo de estrategias dirigidas a que los trabajadores portuarios desempeñen su labor en las mejores condiciones de seguridad y salud, no solo en el archipiélago canario sino también más allá de su ámbito.