Ignacio Cepeda, presidente de Guitrans, durante la asamblea general 2011

Ignacio Cepeda, presidente de Guitrans.

El sector del transporte de mercancías de Guipúzcoa vive un «goteo incesante de cierre de empresas» que ha reducido el número de compañías en un 26 % desde que comenzó la crisis económica en 2008. Así lo ha señalado Ignacio Cepeda, presidente de la Asociación Empresarial Guipuzcoana de Transporte de Mercancías (Guitrans) durante la rueda de prensa que ha celebrado este miércoles para hacer un diagnóstico de la situación de un sector que «terminará desmantelado si las instituciones no se implican«.

Cepeda ha presentado estos datos con motivo de la convocatoria, el próximo sábado, de la Asamblea General de socios de Guitrans.

La patronal ha indicado que actualmente en Guipúzcoa hay 773 empresas de transporte menos que en enero de 2008, lo que significa una reducción de 4.500 empleos en este sector, mientras que en el conjunto de España este dato asciende a 130.000, «lo que da la medida de la debacle que se está produciendo«, ha asegurado Cepeda.

El transporte está sufriendo las consecuencias de una caída de un 30 % de la actividad industrial y de la reducción del volumen de pedidos de sectores como el papelero, el siderúrgico o la máquina-herramienta.

Plan de impulso

«El transporte de mercancías por carretera requiere un plan de rescate que cuente con la implicación y el impulso de las instituciones. La situación es muy grave y el riesgo de que el sector quede totalmente desmantelado es real, por lo que apelamos a la responsabilidad de las administraciones competentes«, ha enfatizado el responsable de Guitrans.

La patronal ha subrayado que la falta de crédito está «ahogando» al sector del transporte, por lo que ha asegurado que son necesarios «muchos más que los 600 millones de euros» incluidos en el fondo de financiación de pymes puesto en marcha por el Gobierno Vasco.

También han reclamado en la reforma de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT) que se está llevando a cabo en las Cortes se incluya una cláusula que garantice que las empresas deban cubrir un mínimo umbral de rentabilidad, a través de una referencia obligada de precios.

Cepeda también ha reclamado mayor control de las empresas que operan de manera ilegal y la construcción de zonas seguras de aparcamiento, ya que la crisis ha acarreado un «aumento considerable en el número de robos y asaltos» que sufren los transportistas. En concreto, han calculado en 8.200 millones de euros las pérdidas del sector por robos y vandalismo en el conjunto de Europa.