La Diputación Foral de Guipúzcoa, con su presidente el peneuvista Markel Olano Arrese al frente, en una obstinación que raya lo absurdo, mantiene su intención de cobrar peajes a los camiones y quiere más.

Después del varapalo recibido por parte del Tribunal Supremo, la Diputación de Guipúzcoa, que parece no escarmentar, lejos de desistir pretende ahora extender el canon existente actualmente a los 76,352 kilómetros de la A-15 y la N-I que transcurre por la provincia.

El consejo de gobierno de la institución provincial vasca ha aprobado el anteproyecto de Norma Foral de implantación de un canon por uso para los vehículos pesados de transporte de mercancías en toda la extensión de estas dos vías en su ámbito.

Ahora este proyecto  comienza su tramitación en las Juntas Generales donde se debatirá y aprobará, previsiblemente, antes de fin de año.

Según contempla la nueva Norma Foral, los 76,352 kilómetros que conforman la totalidad del recorrido de la N-I y la A-15 en territorio guipuzcoano será de pago, en lugar de los actuales 19,18 kilómetros de carretera, establecidos en los tramos de Etzegarate, Andoain y Astigarraga.

Precio del peaje

Además, este canon afectará exclusivamente a los vehículos pesados de más de 3,5 toneladas destinados al transporte de mercancías, con cuantías fijadas en los 0,22 €/km para los pesados de entre 3,5tny doce toneladas, así como en los 0,28 €/km para los pesados de más de doce toneladas.

Así mismo, la institución foral estima que la adecuación de la N-I y de la A-15 al nuevo sistema llevará doce meses, aproximadamente, por lo que se prevé que el nuevo sistema entrará en vigor a finales de 2022 o comienzos de 2023.

La Diputación estima que con este cambio legal se evita la discriminación existente hasta ahora y que han señalado los Tribunales en distintas instancias, ya que de este modo, todos los vehículos pesados que atraviesen el territorio sin excepción deberán pagar el mantenimiento de las vías de alta capacidad.

En total se prevé la instalación de 109 banderolas o semi-pórticos, así como de cuatro pórticos troncales, de los que tres irán ubicados en la N-I: en Itsasondo, Tolosa y Lasarte-Oria, y el cuart, en la autovía A-15, en las proximidades del túnel de Ondoilar.

La adecuación de las vías con estos nuevos pórticos supondrá una inversión de 25,3 millones de euros.