El transporte de mercancías no ha dejado de recibir elogios durante la pandemia del Covid-19, siendo reiteradamente identificado como un sector esencial en un momento especialmente complicado.

Los transportistas han tenido que mantener el pulso para que, a pesar de los riesgos, los suministros básicos llegasen a una población confinada en sus casas y a unas empresas que necesitaban seguir vivas en el mercado.

Sin embargo, ya inmersos en la segunda ola, la actividad del transporte no percibe que el reconocimiento a su papel se haya plasmado en medidas de apoyo para afrontar los problemas a los que se enfrenta en esta crisis.

Tal y como explican desde Guitrans, entre marzo y junio se vio reducida su actividad en un 51%, y en el momento actual, puede decirse que el 70% de las empresas se han visto afectadas en su actividad en mayor o menor medida.

Reclamaciones

Por ello, la Asociación ha pedido a las administraciones públicas que atiendan los problemas inmediatos que está sufriendo el sector esencial, como el colapso de las ITV y el «disparate» que supone que un vehículo pueda tener que pasar la inspección dos veces con pocas semanas de diferencia, sin que haya ningún criterio técnico que lo justifique.

Al mismo tiempo, es fundamental agilizar los trámites administrativos, que se han visto fuertemente alterados en estos meses, con importantes pérdidas de tiempo y dinero para las empresas.

También es importante mantener una red de servicios de restauración e higiene suficientes, poniendo a disposición de los conductores la información de la misma, y hacer un llamamiento a las empresas cargadoras para que reduzcan los tiempos de espera y asuman las operaciones de carga y descarga.

En otro orden de cosas, se deben promover ayudas para facilitar la renovación de la flota, pues «resulta difícil de comprender que el transporte de mercancías haya quedado fuera del Plan Renove«.

Asimismo, desde Guitrans han pedido que las administraciones adopten medidas coordinadas a la hora de establecer requisitos, sin que haya que aportar un documento diferente en cada país y región para justificar el desplazamiento. Esta coordinación resulta imprescindible también en materia de restricciones de circulación.