Las cadenas de suministro tienen un componente cada vez más importante relacionado con la gestión de los datos e información que fluyen de un actor a otro.

El Grupo Volkswagen, consciente de esta realidad, busca impulsar la eficiencia a través de la creación de estándares uniformes para el flujo de datos e información en la cadena de valor de la automoción.

Con ello busca crear una base para un ecosistema digital para la industria del automóvil que facilite el intercambio de datos entre compañías y que, al tiempo, cumpla con las leyes antimonopolio genere nuevas oportunidades para una mayor eficiencia y transparencia para las cadenas de producción y suministro.

En esta línea, la marca alemana, junto con otros 24 socios de la cadena de valor automotriz, como BMW, Deutsche Telekom, Mercedes-Benz, Robert Bosch, o ZF, entre otros, participan en la creación de Catena-X, una experiencia que plantea la creación de una nube de datos industrial con un estándar común.

Con esta iniciativa se pretende organizar los flujos de material de manera más eficiente y detectar cuellos de botella en el suministro desde un primer momento, así como fortalecer los procesos mediante estándares de protección ambiental y derechos humanos para mejorar la visibilidad y la transparencia en las cadenas de suministro.