portacontenedor_hamburg_sud

Los contenedores del operador son ahora un 15% más eficientes que en el año 2010.

La naviera alemana Hamburg Süd ha publicado su nuevo Informe de Sostenibilidad, en el que destaca sus principales avances a lo largo de 2016 y 2017 tras comprometerse a trabajar por los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En concreto, la naviera ha logrado ya reducir sus emisiones de CO2 un 40% por TEU en comparación con el año 2009 y pretende lograr una disminución del 45% para 2020, en línea con los nuevos objetivos fijados por la Organización Marítima Internacional, OMI, de cara a los próximos años.

Cuenta con 52 portacontenedores en propiedad y 64 alquilados, así como 55 graneleros y tanqueros, de los que responde ya Maersk Line, pero en el periodo analizado siguen siendo su responsabilidad.

La mayor parte de su consumo energético está vinculada a las operativas de los buques, por lo que el objetivo es realizar diseños más eficientes y utilizar la tecnología disponible para mejorar el trabajo diario.

Nuevas soluciones

De hecho, Hamburg Süd colabora estrechamente con los astilleros que fabrican sus embarcaciones en la búsqueda de nuevas soluciones, como la utilización de motores más pequeños para las operaciones de carga parcial  y la navegación a velocidad más lenta, que pueden tener un efecto positivo en el consumo de combustible.

Además, la optimización del casco de los buques ha permitido una reducción de casi el 4%. En general, todos los de nueva construcción están incorporando esta clase de mejoras y en el caso de los fletes a largo plazo, se ha negociado con las navieras correspondientes para lograr ahorros similares.

El departamento de Eficiencia Energética en Buques está centrado en el desarrollo de soluciones en este ámbito, tras la modernización de los contenedores del operador, que actualmente son un 15% más eficientes que en el año 2010.

Por otro lado, tiene en marcha diversos proyectos para potenciar su sostenibilidad, como el que lleva a cabo junto a su cliente Electrolux para reducir las emisiones de dióxido de carbono mientras las embarcaciones están atracadas o su compromiso a largo plazo con el Centro de Formación Marítimo del Pacífico Sur, que ya ha formado a más de 5.000 personas en los últimos 50 años.