Hapag-Lloyd ha logrado un nuevo hito al instalar un tanque de GNL de 1.300 toneladas en el Sajir mediante una grúa flotante, para la conversión de este buque de 15.000 TEUs de capacidad. Se convierte así en la primera naviera en lograr convertir a gas un portacontenedores de este tamaño.

Ahora, el tanque tendrá que ser soldado en la bodega, un proceso que durará aproximadamente tres semanas. Mientras, el motor principal y los auxiliares, actualmente propulsados por diésel, serán transformados en motores duales que podrán funcionar con Gas Natural Licuado y combustible bajo en azufre.

La adaptación del Sajir se inició el día 2 de septiembre en los astilleros HuaRun DaDong de Shanghái, y según los cálculos, la fase de conversión y los viajes de prueba podrían finalizar a principios de 2021. Después, la embarcación será destinada de nuevo a la ruta entre Asia y el norte de Europa.

El operador ha invertido aproximadamente 35 millones de dólares en la conversión, como parte de su estrategia de sostenibilidad, centrada en el uso del GNL para reducir las emisiones de CO2 entre un 15% y un 30%, y las de dióxido de azufre y partículas en más de un 90%.