Hapag-LLoyd bautiza el "Valparaíso Express"

La media de edad de las embarcaciones de la naviera asciende a 7,1 años.

La naviera alemana Hapag-Lloyd sigue ampliando su flota de grandes portacontenedores, a la que ahora se suma el buque Al Jmeliyah, que ha sido entregado al operador en los astilleros de Hyundai Samho Heavy Industries, en Corea del Sur. 

Con 368 metros de eslora y 51 metros de manga, dispone de capacidad para 15.000 TEUs. Está clasificado como portacontenedor ‘ultragrande’, ULCV, y es el último de una serie de 17 embarcaciones encargadas por UASC a este astillero en el verano de 2013.

El pedido incluía 11 buques con capacidad para 15.000 TEUs y seis de 19.900 TEUs, el primero de los cuales fue entregado en 2015. Tras la fusión con Hapag-Lloyd en el mes de mayo de 2017, estas unidades forman actualmente parte de la flota del operador germano, que suma 219 en total, lo que la convierte en la quinta línea de contenedores más grande del mundo.

Desde la naviera, afirman que con este buque, su flota ya está completa y que no tienen intenciones de realizar ningún otro encargo en un futuro cercano. Actualmente, es una de las más jóvenes y modernas de la industria, con una media de antigüedad de 7,1 años.

El nuevo ULCV se incorporará al servicio FE4 de THE Alliance entre Asia y el norte de Europa, como su predecesor, el Afif, entregado en julio. Ambos cumplen con los más altos estándares en materia de protección ambiental, con niveles muy bajos de consumo y emisiones.

Preparados para operar con Gas Natural Licuado, cuentan con un sistema de recuperación del calor residual y una conexión para la recarga en instalaciones portuarias.