Hapag Lloyd reconocida por los empleados de sus clientes

Los portacontenedores en que se instalarán los equipos tienen una capacidad de 13.000 TEUs.

Hapag-Lloyd instalará durante los dos próximos años ‘scrubbers’ en diez portacontenedores de la clase Hamburg, con una capacidad de 13.000 TEUs, una medida que le permitirá a la naviera cumplir con el límite de azufre del 0,5% fijado por la OMI de cara a 2020.

El programa de ‘retrofitting’ de la naviera y la instalación de estos sistemas de limpieza de los gases de escape forma parte de la apuesta de la naviera para dar respuesta a la nueva regulación internacional y arrancará en marzo de 2019 con el Hamburg Express en el astillero chino Qingdao Beihai en China, con vistas a haber completado todos los diez equipamientos antes de que termine 2020.

Hapag-Lloyd considera que el uso de combustibles con bajo contenido de azufre es la solución clave, aunque también quiere probar otra opciones y hacer uso de todas las soluciones relevantes para poder cumplir con la limitación de azufre en los combustibles marinos.

De igual modo, la naviera cuenta con 17 nuevos buques en su flota que se pueden convertir para usar GNL como combustible. En este sentido, la compañía tiene previsto transformar un buque de 15.000 TEU durante 2019 para utilizar este combustible con el fin de analizar si constituye una alternativa adecuada al combustible con bajo contenido de azufre.