Cada día, las navieras reciben numerosas consultas de sus clientes sobre sus envíos y peticiones, que es necesario responder lo antes posible. Así lo ven desde Hapag-Lloyd, donde se han fijado el objetivo de resolver el 80% de ellas en un plazo máximo de ocho horas laborales, y el 95% en 24 horas.

Se trata de un nuevo compromiso con la calidad incluido en la estrategia para 2023 del operador, que quiere mejorar sus servicios operativos y optimizar la comunicación con sus clientes para una rápida resolución de cualquier cuestión.

La naviera, que ha implementado soluciones digitales avanzadas y ha mejorado sus servicios de atención al cliente, podrá acelerar significativamente el tiempo de gestión de las consultas y resolver adecuadamente cada caso, ya esté relacionado con las reservas, con peticiones de espacio, con servicios de valor añadido, con la trazabilidad de los contenedores o cualquier otro asunto.

Gracias a ello, pretende reforzar su relación con sus clientes, reafirmar su compromiso con una mayor calidad de servicio y conseguir ser la naviera por la que opten en primer lugar los cargadores para sus envíos.