Desde hace algo más de un año, el flujo internacional de contenedores está fuertemente alterado en un escenario marcado por un fuerte aumento de la demanda y escasez de contenedores vacíos en todo el mundo.

La situación de congestión en los puertos y los retrasos en el transportes terrestre provocan la inmovilización de grandes cantidades de contenedores en tránsito durante períodos de tiempo considerablemente más largos, por lo que se necesitan más equipos para gestionar similares voúmenes.

Ante la coyuntura, diversas navieras están reforzando sus flotas de contenedores, especialmente en los flujos intercontinentales con unen Asia con Europa y América del norte, en las que se deja sentir especialmente la escasez de equipos.

De hecho, Hapag-Lloyd ya había realizado un pedido de 150.000 TEUs estándar y refrigerados que se entregarán en el transcurso de 2021 y, de igual modo, al comienzo de la pandemia también había reforzado las inversiones en su flota de contenedores.

Sin embargo, ahora la naviera ha decidido redoblar esta apuesta con un nuevo pedido de 60.000 TEUs adicionales procedentes de China.

Las primeras cajas complementarán las que se están produciendo actualmente y están programadas para ser entregadas a Hapag-Lloyd a partir de julio e integradas en sus servicios, aunque se prevé que la mayo parte se entregará más adelante durante el tercer trimestre.