contenedor-de-hapag-lloyd

Las ventas de contenedores usados de la naviera se realizan cada miércoles.

Cuando un contenedor ya no cumple con los estándares de Hapag-Lloyd, la naviera los vende en lugar de dejarlos inutilizados. De hecho, lo hace todos los miércoles, una vez que los empleados de mantenimiento y reparaciones de todo el mundo han emitido sus informes a la sede principal, en la ciudad alemana de Hamburgo, indicando la localización de las unidades que pueden pasar al mercado de segunda mano.

La cantidad de contenedores que figuran en estas listas cada semana es variable, pudiendo pasar de unos 50 en un momento dado a incluso 500. Estas unidades a veces están abolladas, deformadas o simplemente se han utilizado demasiado, y se venden tal y como están.

Los interesados en adquirirlos deben plantear sus ofertas a Dwight Ricaldi, jefe del área de Contenedores en la división de Compras y Ventas de Contenedores, que lleva 32 años trabajando para la naviera alemana.

Él es el encargado de informar cada semana de quién se queda los contenedores, tras valorar quién ha realizado la puja más alta en cada localización. Una vez vendidos, queda en manos del comprador la adaptación de las diferentes unidades para su posterior reutilización.