En el total de las estaciones de Inspección Técnica de Vehículo de todo el territorio español, se realizaron 3.153.064 revisiones a furgonetas y demás vehículos de transporte ligero, hasta 3.500 kg de MMA, durante 2013.

Aunque esta cifra es un 5,4% mayor que la del año 2012, aún está muy lejos de los 6.700.000 inspecciones que deberían haberse realizado, ya que el 53% no acudió. Es decir, tan solo 2,2 millones de vehículos comerciales ligeros, entre los que se encuentran furgonetas, furgones, pick-ups, comerciales ligeros y camiones chasis cabina, fueron inspeccionados en las estaciones de ITV.

Graves defectos detectados

Muchos de estos vehículos tienen una antigüedad de más 10 años. A partir de esta edad deben ser inspeccionados dos veces al año. Por este motivo, el número de inspecciones realizadas es mayor que el número de vehículos inspeccionados.

Por otra parte, el 23% de las furgonetas que acudieron a las estaciones de ITV, no la superaron a la primera. Es decir, aproximándonos en términos absolutos, uno de cada cinco no estaba en condiciones de circular con las mínimas condiciones de seguridad por la vía pública.

En 2013 se contabilizaron 1.394.161 defectos graves en furgonetas y vehículos de transporte ligero, un 4,4% por encima de los encontrados el año pasado. Los defectos que más crecieron con respecto a 2012 fueron los relativos a ejes, ruedas, neumáticos y suspensión (un 8,9% más), y los de dirección del vehículo, que aumentaron un 8,7%.

Los apartados en los que más defectos graves se hallaron fueron los de ejes, ruedas, neumáticos y suspensión (un 24%); alumbrado y señalización (23%); y frenos (18%). Entre los tres suman el 64,2% del total de defectos graves encontrados en este tipo de vehículos.