Camiones carretera Alemania

Las bolsas de cargas ayudan a que los camiones españoles no circulen vacíos por Europa.

El retorno a casa con el camión vacío después de realizar operaciones internacionales por carretera es uno de los principales problemas que preocupan, y han preocupado tradicionalmente, a los transportistas españoles.

La posición de la península con respecto al resto de Europa es una cuestión vital en este aspecto, como demuestra el hecho de que los andaluces sean las empresas que más sufren las consecuencias del retorno en vacío, cuestión que han señalado recientemente desde Astic.

En este sentido, según datos del Observatorio Anual del Transporte Internacional de Mercancías por Carretera de vehículos españoles, en 2013 se exportaron 35.549 millones de toneladas por kilómetro, mientras que las importaciones fueron de 24.078 millones de toneladas por kilómetro.

No obstante, desde 1999, la tendencia predominante que se observa en el transporte internacional realizado por empresas españolas es la reducción interanual de kilómetros recorridos en vacío, comportamiento remarcable desde el 2010 con la generalización del uso de herramientas telemáticas para la gestión eficiente de la contratación del transporte, según señalan desde Wtransnet.

Dicha tendencia viene motivada por la aparición de las primeras bolsas de cargas y camiones en España en 1997, que se instalaron con la llegada de Internet. Desde entonces, estos servicios on-line se han convertido en herramientas indispensables para empresas y transportistas autónomos, ya que han permitido que el proceso de contratar cargas y camiones sea mucho más eficiente.

De hecho, los últimos datos aportados por Wtransnet sobre el flujo de cargas ofertadas en la bolsa reflejan que, en 2014, las cargas que han aumentado en mayor medida han sido las de importación de Europa hacia España, siendo los datos del último semestre especialmente significativos, con un aumento del 44%.