Conducción autónoma otto uber

Los vehículos autónomos sin conductor pueden ser una gran oportunidad en términos de movilidad

Holanda está más cerca de ver vehículos autónomos sin conductor por las carretera públicas tras adoptar un proyecto de ley que permitirá realizar experimentos con vehículos autónomos sin que el conductor esté presente físicamente.

Esta ley que rige el uso experimental de los vehículos autónomos elimina los impedimentos jurídicos y, por tanto, los fabricantes tendrán más posibilidades de realizar ensayos con esta nueva tecnología. Así, permitirá a las empresas solicitar un permiso para realizar pruebas en la vía pública con un ser humano preparado para tomar el mando a distancia.

La mayor permisividad de las restricciones legales permite a los Holanda realizar pruebas más intensivas con vehículos autónomos, ensayos que ya han sido posible bajo ciertas condiciones desde julio de 2015 a través de una exención de la Autoridad de Vehículos de los Países Bajos.

Estos vehículos pueden ser una gran oportunidad en términos de movilidad ya que pueden conducir cerca uno detrás de otro, lo que permite que la capacidad de la carretera esté mejor utilizada.

Acuerdo entre los Estados miembros 

Por otra parte, puesto que estos vehículos autónomos pueden comunicarse entre ellos, el tráfico será más fluido y más seguro, dado que actualmente alrededor del 90% de los accidentes de tráfico son causados por errores humanos, y son más económicos y sostenibles con el medio ambiente.

En 2016, por iniciativa de los Países Bajos, se ha firmado la Declaración de Amsterdam, donde todos los Estados miembros de la Unión Europea han acordado cooperar para acelerar el desarrollo de vehículos autónomos en toda Europa.

Las pruebas incluirán, entre otras cosas, camiones de platooning y vehículos que se transfieren datos entre sí para conducir en piloto automático, y se espera que las primeras pruebas se lleven a cabo a finales de 2017 o principios de 2018. Los diferentes países y fabricantes también coincidieron en que los vehículos autónomos deberían poder cruzar las fronteras en 2019.