CCOO y UGT han iniciado este lunes 15 de abril una huelga de cinco días, en las empresas consignatarias del puerto de Santander en protesta por la negociación del nuevo convenio colectivo del sector, que afecta a más de 200 personas, tras finalizar sin acuerdo el acto de conciliación celebrado el pasado viernes en el Organismo Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (ORECLA).

Con estos paros parciales, que se desarrollarán de 8 a 12 horas y de 14 a 17 horas, los sindicatos CCOO y UGT buscan expresar su “más absoluto rechazo” a los planteamientos de las empresas consignatarias de cara a este convenio en el que, según denunciado, “plantean imponer una reducción de la masa salarial que podría llegar al 10%; la congelación de la antigüedad y la flexibilización de la jornada de trabajo”.

Además, critican que las empresas “pretendan aprovechar la reforma laboral para reducir los derechos sociales de los trabajadores y desprenderse de parte de sus plantillas”.

Desde los sindicatos se asegura que desde que empezó la crisis el porcentaje de recorte de plantillas en algunas empresas, como Cantabriasil o Cadevesa, “ha superado el 20%, mientras que en otras “se han incumplido los acuerdos del convenio declarando expedientes de regulación de empleo (ERE), reduciendo salarios o imponiendo la modificación sustancial de las condiciones de trabajo, entre otras medidas”.