IAG Cargo mejora su transporte de animales vivos.

El objetivo es velar por el respeto a los estándares y buenas prácticas para proteger a los animales, teniendo en cuenta sus necesidades.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo, Iata, ha lanzado un nuevo programa global de certificación para mejorar la seguridad y el bienestar de los animales durante los trayectos en avión.

Se trata de CEIV Live Animals, que proporciona a los actores involucrados en el sector de la carga aérea la seguridad que se están cumpliendo los más elevados estándares en el transporte de animales vivos.

De este modo, la Asociación pretende velar por el respeto a los estándares y buenas prácticas para proteger a los animales, teniendo en cuenta que no todos tienen las mismas necesidades. Es preciso ser conscientes de sus respuestas emocionales en determinados momentos, como cuando se encuentran en lugares que no les son familiares.

El programa se basa en las Regulaciones para Animales Vivos, LAR por sus siglas en inglés, de IATA, desarrolladas a partir de las experiencias profesionales y operativas de expertos de la industria, como veterinarios, agencias gubernamentales implicadas en la regulación del transporte animal u ONGs.

Mejorar la calidad y profesionalidad

Esto permitirá incrementar el nivel de competencia, la calidad y la profesionalidad en la gestión y transporte de animales vivos en la industria de carga aérea, al aumentar las auditorías y formaciones por parte de agencias independientes. El transporte de animales, independientemente de la finalidad, es una actividad compleja que requiere una gran planificación previa.

La nueva certificación se centra en la importancia de cumplir con lo especificado por la Convención del Comercio Internacional de Especies Protegidas de Fauna Animal y Flora, Cites, un acuerdo firmado por 182 países y por la Unión Europea.

Para el desarrollo de CEIV Live Animal, la Asociación ha contado con el Centro de Recepción Animal de London-Heathrow, HARC, y el operador Air Canada Cargo. En 2017, pasaron por el citado centro 16.000 perros, 400 caballos, 200.000 reptiles, 2.000 aves y 28 millones de peces, por lo que garantizar su bienestar y seguridad resultaba prioritario.