Centro de IAG CARGO de servicios Constant Climate

IAG Cargo, división del Grupo IAG

El presidente de IAG, Antonio Vázquez, ha afirmado este miércoles 18 de junio que el ‘holding’ que agrupa a Iberia, British Airways (BA) y Vueling aspira a seguir siendo «uno de los protagonistas de la consolidación» del sector como grupo aéreo, tendencia «muy importante» en la industria aérea y que no sólo es cuestión de tamaño.

«Nuestra prioridad es construir un grupo más fuerte y no necesariamente más grande», ha apuntado Vázquez durante su discurso ante la junta de accionistas celebrada en la Bolsa de Madrid, que ha contado con algo más del 55% de accionistas representados.

Vázquez ha explicado que adquirir participaciones minoritarias en aerolíneas es una opción, que «sólo se hará si ofrece sólidos beneficios estratégicos para IAG». «La consolidación está llegando y lo ha hecho para quedarse más allá de las anacrónicas restricciones regulatorias que todavía existen», ha señalado.

El presidente de IAG ha puesto como ejemplo la fusión de US Airways y American Airlines para describir esta situación, una unión que ha permitido a la alianza Oneworld ampliar la red trasatlántica que une Europa y América del Norte.

Vázquez ha subrayado que el grupo IAG cuenta ahora con las tres compañías «mejor posicionadas», lo que le convierte en «un socio mucho más atractivo, sólido y mejor preparado de cara a cualquier consolidación que pueda tener lugar en el futuro».

Vueling, «un gran activo»

Por su parte, el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha puesto en valor el logro realizado en Iberia, tras acometer «una de las reestructuras más profundas jamás emprendidas» en el sector, y que convertirá a la aerolínea en «una de las compañías más competitivas entre las que operan en mercados trasatlánticos».

Respecto a British Airways, el primer ejecutivo ha destacado la progresión de la aerolínea británica, gracias a la integración de ‘BMI Regional’ y sus ‘slots’ en Heathrow, que han permitido a la compañía abrir nuevas rutas en mercados de crecimiento.

De Vueling, que se incorporó al grupo en 2013, ha valorado su «excepcional» resultado al incrementar capacidad y márgenes de beneficio al mismo tiempo, con una «trayectoria inigualable» de crecimiento, lo que la convierten en «un gran activo» que aporta al grupo la posibilidad de reforzar su presencia en los tráficos intraeuropeos y domésticos.

Inversión disciplinada

Durante su intervención ante los accionistas, Walsh ha señalado que el ‘holding’ se ha marcado como objetivo ser «disciplinado» tanto en su capacidad como en sus inversiones en bienes capital.

«Sólo incorporaremos nuevas rutas o nuevos aviones cuando exista una demanda clara y sólo invertiremos en nuevos productos y servicios si podemos obtener de ellos un beneficio superior al capital invertido», ha afirmado.

En este sentido, IAG realizó un pedido a Airbus de 18 aviones A350 y convirtió las 18 opciones existentes de Boeing 787 en pedidos en firme para BA. Como parte de este pedido, firmó acuerdos con Airbus y Boeing para hasta 32 aviones A350 o 12 unidades del 787 del fabricante estadounidense. El grupo ya dijo entonces y ha reiterado que dichos pedidos se convertirán en firmes cuando Iberia esté en posición de crecer de forma rentable.

Walsh ha hecho hincapié en que sólo siendo disciplinados en lo relativo a inversiones de capital y produciendo beneficios sostenibles superiores a los gastos de capital la compañía será capaz de pagar dividendos.

Al respecto, Vázquez ha recordado que está en la vocación de la compañía retribuir adecuadamente al accionista con una política de dividendos razonable, lo que se hará «cuando llegue el momento».

Sinergias de 650 millones en 2015

Walsh ha explicado que la fusión continúa generando sinergias, tras superar las previsiones iniciales para 2013, obteniendo 460 millones de euros brutos y 429 millones de euros en sinergias netas. Para 2015, ha aumentado en 250 millones de euros su objetivo inicial hasta los 650 millones de euros en sinergias.

Así las cosas, el grupo aéreo mantiene su objetivo de obtener un beneficio operativo de 1.800 millones de euros en 2015, lo que implica una rentabilidad sobre el capital invertido superior al 12%.

Reduce a un año la elección de consejeros

Por otro lado, la junta de accionistas ha aprobado, a propuesta del consejo de administración del ‘holding’, modificar el artículo 36 de sus estatutos sociales para reducir a un año el plazo de ejercicio del cargo de consejero de la sociedad, frente a los tres actuales.

Asimismo, se ha ratificado la continuidad de los 13 consejeros que conforman el consejo, entre los que se encuentran los dos consejeros ejecutivos, el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, y el consejero y director financiero del grupo, Enrique Dupuy, además del presidente del grupo, Antonio Vázquez, y su vicepresidente, Martin Broughton.

Igualmente continuarán en su cargo como consejeros externos independientes César Alierta, Patrick Cescau, José Pedro Pérez-Llorca, Alberto Terol, James Lawrence, Kieran Poynter y la baronesa Kingsmill. Además, se ha aprobado el nombramiento por cooptación y reelección de Dame Marjorie Scardino y María Fernanda Mejía Campuzano.

Finalmente, se han ratificado las cuentas anuales correspondientes a 2013, ejercicio en el que IAG abandonó los ‘números rojos’ con un beneficio neto de 147 millones de euros, frente a las pérdidas de 696 millones de euros contabilizadas un año antes, gracias al impulso de Vueling.

Un año, también, en el que Iberia redujo sus pérdidas operativas en más de la mitad, pasando de 351 millones de euros en 2010 a unas pérdidas operativas de 166 millones de euros en 2013 y que, según IAG, podría volver a la rentabilidad en 2014.