En un año complejo como ha sido 2020 por el impacto de la pandemia en los tráficos marítimos internacionales, el puesto de inspección fronteriza del puerto de Algeciras ha registrado un importante incremento de su actividad de vigilancia de las mercancías que entran al enclave.

En este sentido, el PIF del puerto de Algeciras ha vuelto a aumentar su actividad gracias a lo que la Autoridad Portuaria considera un «importante esfuerzo» realizado por la plantilla, tanto de los organismos competentes como de la entidad gestora.

La agilidad de la instalación de control ha permitido que las importaciones y exportaciones de la Unión Europea no hayan registrado interrupciones a su paso por el puerto de Algeciras, y en el caso de los productos alimentarios, que hayan llegado hasta el consumidor con todas las garantías.

Concretamente, el pasado 2020, los servicios de Sanidad Exterior han gestionado en el PIF algecireño un total de 72.255 expedientes, un 13% anual más, cifra que refleja el importante tráfico de camiones con Marruecos y la pujanza de los movimientos de importación y exportación de la dársena de Algeciras.

De igual manera, Sanidad Vegetal ha alcanzado los 122.941 expedientes durante el ejercicio, un 30% menos que un año antes, en un registro que se ha debido en gran parte a los cambios en la normativa comunitaria.

Por su parte, Sanidad Animal suma 9.815 expedientes, algo menos también que en 2019, mientras que el Soivre ha gestionado 218.626 expedientes de control de calidad comercial de productos agroalimentarios y control de seguridad de productos industriales, algo más de 15% por encima de 2019.

Finalmente, el control de producción ecológica totaliza 1.328 expedientes anuales, un 56% anual más.