El Shipowner’s Club, con sede en Londres, se encarga de ofrecer servicios de asistencia legal y seguros a sus navieras, operadores y gestores de flotas de pequeños y especializados buques.

Hace 20 años, el club suministraba una cobertura a 12.655 buques, que tenían de media un tamaño de 297 GT. Actualmente, estas cifras se han casi triplicado y actualmente, el tamaño medio de buque ya es de 672 GT.

Según el club, han sido sobre todo los buques destinados a servicios comerciales los que más han visto aumentar el tamaño de su cubierta, por encima de los yates. Así, los metaneros han aumentado su tamaño en un 90%, los de carga seca y ‘offshore’, un 50% y las barcazas, un 269%.

En general, el comercio regional ha promovido la construcción de buques de menor tamaño, pero con el aumento del comercio exterior, los buques han aumentado de tamaño, al tener que operar cada vez más lejos. Este ha sido el caso de los buques especializados y, en particular, los que operan en el sector offshore, que ya exceden normalmente los 10.000 GT.

Debido a este crecimiento de los buques, desde este club de navieros han propuesto a sus socios aumentar a 20.000 GT el límite de entrada en el club y, por tanto, asistencia legal y de seguros, ya que, actualmente «los buques grandes no representan un mayor riesgo que algunos buques de menor tamaño».