Inditex se interesa por la vieja terminal de pasajeros de Santiago de Compostela

El grupo textil Inditex ha salido de las ocho navieras en las que participaba de forma minoritaria tras anularse las bonificaciones del «tax lease» que permitía a la compañía beneficios fiscales desde el año 2002, segun informa vozpopuli.com. El tax lease es un sistema de bonificaciones fiscales que desde 2002 permitía a los astilleros españoles construir barcos con desgravaciones de hasta el 30% para el armador que los contrataba.

Por este motivo, la multinacional gallega, siguiendo los pasos de otras grandes empresas españolas, entró en 2002 en el negocio naval constituyendo navieras destinadas a “la compra de todo tipo de buques para su posterior explotación mediante el arrendamiento del mismo, con o sin opción de compra”.

De esta forma, estas filiales, en las que la participación de Inditex era inferior al 50%, entraban en el perímetro de consolidación fiscal del grupo creado por Amancio Ortega y obtenía las “generosas bonificaciones”.

Ocho navieras disueltas

Dado que 2009 fue el último año de consolidación fiscal de esta empresas en el conglomerado gallego, en el último ejercicio se han liquidado ocho agrupaciones de interés económico (AIE) en las que la compañía aún participaba, todas ellas domiciliadas en Canarias. Las últimas fueron disueltas en agosto pasado: Naviera Berlín, Naviera Convadonga, Naviera del Guadiana y Naviera Venus. Todas ellas fueron creadas entre 2001 y 2002.

Inditex ha señalado que la empresa nunca ha tenido una especial «inclinación» por este negocio y que si entró en él fue porque existía una «política activa» desde el ministerio de Hacienda para impulsarlo.

El futuro del sector naval español depende en buena medida del tax lease, una fórmula utilizada en todos los países europeos. Sin embargo, la tasa española fue suspendida en junio del año pasado tras la apertura de un procedimiento de investigación por parte de la Comisión Europea, motivado por las denuncias presentadas por asociaciones de astilleros de países como Holanda, Noruega, Finlandia, Francia y Portugal.

España ha estado negociando con Bruselas su restablecimiento, tras remitir en mayo un nuevo sistema diseñado por los ministerios de Industria y Hacienda consistente en «medidas de carácter general, no específicas del sector naval, y por tanto no constitutivas de ayudas de Estado«, según el ministerio de Industria.

Ahora la Comisión de la Competencia de la Unión Europea ha aceptado el nuevo tax lease que permitiría la vuelta a la contratación naval en los asitlleros privados gallegos, aunque sin embargo ha obligado al Gobierno a dar encaje legal al anterior.

Si se busca una salida rápida y eficaz para solucionar el problema de la retroactividad, entra dentro de lo posible que el nuevo modelo se ponga en marcha a principios del próximo año.