El Grupo Continental ha presentado hoy en Madrid la estrategia ContiLifeCycle, cuyo objetivo es contribuir a reducir los costes operativos de las flotas incidiendo en cada una de las fases de la vida útil del neumático, desde el neumático nuevo hasta el recauchutado, pasando por el reesculturado.

Para reducir los costes bajo la influencia de los neumáticos, que suponen en torno al 45% de los costes totales de una empresa de transporte, Continental ha creado una nueva generación de neumáticos para vehículos industriales y ha desarrollado las estrategias ContiLifeCycle y Conti 360º, cuyo objetivo es proporcionar soluciones integrales a las flotas.

El eslabón inicial de la estrategia ContiLifeCycle son los neumáticos HD Hybrid, cuya pieza clave es la carcasa, un producto de alta tecnología que hace que los neumáticos sean más resistentes. La carcasa está equipada con un refuerzo del talón de cordón de acero, con la tecnología Air-Keep, un paquete de cinturones en disposición triangular y un contorno del neumático optimizado, lo que hace que los neumáticos sean más resistentes.

Estrategia ContiLife Cycle de Continental

Cuando el neumático se desgasta, entra en funcionamiento el programa ContiCasingManagement, a través del cual, Continental se encarga de la gestión de las carcasas usadas. Este programa incluye la inspección, recogida y compra de las mismas.

El siguiente paso de la estrategia ContiLifeCycle consiste en la evaluación de las carcasas usadas, descartando aquellas que estén dañadas y recauchutando de talón a talón las que estén en buenas condiciones.

El material de la banda de rodadura se aplica directamente sobre la carcasa raspada para después volver a vulcanizarla en un molde caliente dándole el dibujo deseado. Así, el neumático adquiere el dibujo definitivo, de modo similar a la fabricación de un neumático nuevo.

Tras un último control, se obtiene el neumático ContiRe, que ofrece la misma apariencia y rendimiento que un neumático nuevo. Funciona eficazmente independientemente de las condiciones meteorológicas y con la misma eficiencia de ahorro de combustible, aunque su precio es menor.

Así, gracias a la estrategia ContiLifeCycle, se reducen los costes operativos de las flotas y, además, se ahorra energía y materias primas y se reduce la cantidad de neumáticos fuera de uso.

Además, el proveedor automovilístico ha presentado los resultados financieros del ejercicio 2010, con datos bastante positivos, pues la cifra de ventas ha aumentado en casi un 30% al pasar de 20 millones de euros en 2009 a más de 26 en 2010.

El resultado operativo de la compañía (EBIT) ha alcanzado los 1.900 millones de euros, resultado que es en casi 3.000 millones de euros mejor que en el año 2009. Por su parte, el EBIT ajustado (beneficios antes de amortizaciones) ha pasado de  1.180 millones de euros en 2009 a aproximadamente 2.500 millones de euros durante el último año.