Con el primer vehículo de serie completamente eléctrico, la eTGE, MAN está más cerca de alcanzar el objetivo de cero emisiones en áreas metropolitanas. Con una autonomía de hasta 160 kilómetros y una carga útil de 950 a 1.700 kilogramos, la MAN TGE eléctrica está equipada para estas tareas, según la versión de 3,5 o 4,25 toneladas.

Inicialmente la MAN eTGE estará disponible con distancia entre ejes estándar y techo alto, en una oferta dirigida principalmente a clientes de flotas que buscan un concepto de servicio a medida.

La nueva TGE con tracción delantera accionada eléctricamente, montará un motor síncrono de campo magnético permanente con una potencia máxima disponible de 100 kW y un par de 290 Nm, disponible en todo momento. Si no se sobrepasa la velocidad máxima de 90 km/h, se puede alcanzar un consumo de unos 20 kWh cada 100 kilómetros.

En cuanto a los tiempos necesarios para recargar las baterías, con una estación de carga de 40 kW se puede cargar el 80% de la batería en 45 minutos, mientras que en una recarga con corriente trifásica, la eTGE puede cargarse por completo en apenas cinco horas y media. Para una carga completa con una corriente alterna de 220 V se requieren aproximadamente nueve horas.

Según se indica desde el fabricante, con un mantenimiento adecuado, una batería de 36 kWh solo pierde el 15% de su capacidad después de diez años y alrededor de 2.000 ciclos de carga.

Es posible sustituir de forma independiente cada uno de los módulos de las baterías, compuestos por seis o doce celdas lo que reduce los costes de sustitución. Los módulos se encuentran debajo del piso de carga ligeramente más alto, tal y como se usa en las versiones de carrocería con tracción trasera y motores diésel.

La eTGE viene de fábrica con una amplia gama de equipamiento básico que incluye sistema de navegación, parabrisas térmico y otros sistemas de asistencia para hacer la conducción más fácil y segura. Además, el asistente de frenado de emergencia EBA (Emergency Brake Assist) se incluye de serie en todas las TGE.

Las primeras unidades, disponibles a partir de julio de este año, se destinarán a los mercados de Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Noruega y los Países Bajos.