El céntimo sanitario, cuya legalidad cuestiona la U.E., lastra la productividad del sector y puede obligar al Gobierno español a devolver a las empresas de transporte por carretera alrededor de 2.500 millones de euros. A esta cifra habría que añadir el coste generado durante el año 2011 y siguientes, cuya devolución continuarán reclamando las empresas afectadas.

Estas son algunas de las conclusiones del Estudio sobre la devolución del IVMDH (puede descargarlo en formato pdf, de 21 págs. y 256 kb) que ha realizado el Centro de Investigación del Transporte, (TRANSyT) de la Universidad Politécnica de Madrid para la Fundación Francisco Corell.

El impuesto IVMDH al consumo minorista

El Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH) es un gravamen que recae sobre el consumo minorista de los productos sujetos al Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH). El IVMDH está compuesto por dos tramos: el estatal, fijo para todas las Comunidades Autónomas; y el autonómico, conocido como céntimo sanitario, en el que las Comunidades Autónomas pueden ejercer o no su derecho de imposición.

La UE considera que este impuesto no se ajusta a la legislación europea, y por ello ha solicitado a España en varias ocasiones que lo adapte al Derecho Comunitario. En 2008, la Comisión Europea remitió un Dictamen motivado, segundo paso en el procedimiento de infracción previsto en el Tratado de la CE. En caso de remitirse al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas y prosperar, se podría proceder a la devolución del IVMDH.

Importantes diferencias según la Comunidad Autónoma

Aedmás hay que tener en cuenta que hay importantes diferencias en el gravamen a soportar en el tramo autonómico, dependiendo de la Comunidad Autónoma en que nos encontremos. En el caso del gasóleo, esta variación abarca en la práctica desde los 24€/1.000 litros en las Autonomías que sólo aplican el tramo estatal, hasta los 48€/1.000 litros de aquéllas con el tramo autonómico más elevado. Esto genera significativas desventajas competitivas entre unas empresas y otras, por el simple hecho de la Comunidad Autónoma en que se opere.

El importante desembolso realizado en concepto del IVMDH en los últimos años ha significado un perjuicio para la productividad y competitividad del sector del transporte por carretera, pues supone un coste adicional cuyo carácter legal, además, ha sido criticado por la UE.

La aplicación de este impuesto ha contribuido a gravar en exceso las actividades del transporte, coincidiendo con una época de gran recesión y duros reajustes en el sector. Esta posición ha influido en la pobre situación económica de gran número de empresas de transporte, llegándose incluso a la desaparición de algunas de ellas, y por lo tanto afectando negativamente no sólo al sector en particular, sino al tejido productivo industrial español en su conjunto.