Las obras de construcción del muelle de Baleares, en el puerto de Tarragona, se encuentran ya en la cuarta fase, de un total de diez. En esta etapa, la Autoridad Portuaria sigue avanzando en paralelo con algunas de las anteriores, como la propia fabricación de cajones y la colocación de material desde el gánguil proveniente de la cantera de Vallcarca.

Ahora, el muelle de Baleares ya cuenta con el primer cajón instalado, tras una operativa compleja al ser el cimiento inicial y no tener ninguna referencia previa. La colocación ha sido posible solamente después de comprobar que la fase anterior, la de enrase, estaba finalizada correctamente.

En la colocación de este primer cajón, se han invertido seis horas y media, pero será probablemente la instalación más lenta puesto que no tiene otro cajón donde apoyarse.

Una vez fabricados, los cajones quedan atracados cerca del muelle de Cataluña mientras acaban de adquirir resistencia y se colocan las medidas de seguridad pertinentes para el momento de su instalación.

En este sentido, la producción de cajones en el dique flotante Mar del Aneto avanza a gran velocidad y ya se ha completado la construcción del tercero. De este modo, se ha superado el 25% a un ritmo aproximado de un cajón por semana.

En total se fabricarán 11 cajones de 41,05 metros de eslora, 16,75 de manga y 21,30 de alto. El peso de un cajón vacío es de 7.288,80 toneladas, mientras que lleno se calcula que será de 33.440,65 toneladas.