Seminario sobre Logística interna. Organización eficiente de almacenes y gestión de stocks

La previsión de la demanda a través de la inteligencia artificial permite gestionar los stocks de una manera más precisa.

La inteligencia artificial aplicada al comercio electrónico puede impulsar las ventas del canal on-line y mejorar las cuentas de resultados, según Webloyalty, en un escenario en el que los consumidores son más exigentes y centrada en automatizar procesos.

En este sentido, la implantación de esta tecnología se centra en elementos como programas de atención al cliente, herramientas de reconocimiento visual o desarrollo de algoritmos para servir las preferencias de contenidos del cliente según sus gustos o adaptar precios y ofertas gracias al uso de comparativas en tiempo real con los productos de la competencia.

Uno de los principales desarrollos de inteligencia artificial se centra en el uso de chatbots para mejorar la atención al cliente a través de la personalización, la experiencia personalizada con patrones de consumo, merced a técnicas de ‘big data’ que permiten conocer mejor los hábitos y gustos para alcanzar una segmentación detallada de los consumidores, o el uso de imágemes para buscar productos con mayor facilidad.

De igual modo, la inteligencia artificial también ayuda en una gestión de inventario inteligente gracias al establecimiento de patrones de compra a través de modelos predictivos que se anticipan a la demanda y son capaces de prever el stock de un producto en un almacén concreto incluso antes de que el usuario efectúe la compra, así como proponer descuentos sobre compras recurrentes a los consumidores finales.