La Iru impulsa un pacto verde para lograr la neutralidad de carbono en los servicios comerciales de transporte por carretera para 2050.

La organización internacional estima que la descarbonización del sector afecta a más de 65 millones de vehículos pesados ​​y representa aproximadamente el 2,5% de las emisiones globales de CO₂.

En este sentido, el pacto verde de IRU fija una reducción de las emisiones de CO₂ en al menos 3.000 millones de toneladas anuales, a través de una acción colectiva de la industria y los Gobiernos sobre nuevas tecnologías e infraestructura, así como mejoras operativas.

Concretamente, el plan cuenta con cinco líneas de actuación que incluyen la implementación práctica de combustibles bajos y nulos en carbono, una logística más eficiente con un uso más amplio de camiones ecológicos, un mayor uso del transporte colectivo de pasajeros con autobuses y autocares, la utilización de tecnologías de vehículos más eficientes y ciclos de renovación de flotas más cortos, así como formación para mejorar el comportamiento operativo y de conducción de los chóferes profesionales.

La Iru estima que con estas cinco líneas de actuación se facilita que todas las regiones del planeta descarbonicen el transporte por carretera de la manera más rápida, homogénea y eficaz posible.