El Grupo Istobal acaba de lanzar la primera plataforma digital para automatizar y monitorizar el proceso de lavado de cualquier flota de vehículos. Este sistema inteligente recibe el nombre de ‘Smartwash for fleets‘ y proporciona un mayor control en la limpieza de las unidades, pues permite conocer en tiempo real la frecuencia de lavado, los vehículos registrados, la relación de matrículas o los programas de lavado utilizados.

La aplicación de nuevas tecnologías ha permitido una mayor rapidez en la limpieza y la optimización de todo el proceso, pues se utiliza un sistema de reconocimiento automático del vehículo que asigna la frecuencia y el programa de lavado sin necesidad de que el conductor abandone su posición y eliminando la posibilidad de error al hacer una elección manual.

La solución, que ha sido presentada en el V Congreso Nacional de Transporte Frigorífico de Atfrie, dispone de un panel de control que refleja todos los datos de uso de la instalación y el estado de los equipos, permitiendo la creación de informes y estadísticas para un mayor control de la flota. Asimismo, cuenta con una interfaz API para la integración con otros sistemas de gestión.

Limpieza de vehículos frigoríficos

El fabricante ha dado a conocer durante el evento su amplia gama de opciones para el lavado industrial, entre las que destaca HW’Intrawash, el primer equipo automático estandarizado de Europa para la limpieza interior y desinfección de camiones.

Patentado a nivel internacional y de fácil uso e instalación, garantiza un lavado interior profesional y una desinfección controlada de remolques frigoríficos, contenedores marítimos, cajas de camiones y semirremolques en cinco minutos. Para ello, se aplican químicos bactericidas, realizando el lavado a alta presión para arrastrar hacia el exterior la suciedad, que es recogida con una tolva.

El sistema cumple con los requisitos de concentración, cantidad y tiempo de reacción del producto necesarios para cada flota de transporte y logra lavar en profundidad vehículos de hasta 16 metros de largo. Es más seguro y eficiente que los métodos manuales, además de reducir en un 60% el tiempo medio de limpieza y ofrecer un mayor control respecto a la utilización de químicos.