El pasado mes de marzo, el Ministerio italiano de Infraestructuras y Transportes comunicaba la ampliación en la ayuda del ecobono hasta el año 2017. Esta financiación está destinada a empresas del transporte por carretera que utilicen los servicios de transporte marítimo de corta distancia con Italia. La anterior etapa del ecobono que se prolongó desde 2006 a 2011, contó con la misma dotación, un total de 30 millones de euros. 

Sin embargo, recientemente la Comisión Europea ha abierto un expediente sobre el posible incumplimiento por parte de Italia de una de las condiciones de la autorización del ecobono. En concreto, la medida que no ha llevado a cabo el país transalpino asegura que el régimen permanecerá en vigor durante tres años, pero los beneficiarios se comprometen a utilizar los servicios marítimos durante tres años adicionales tras la expiración de la ayuda. Tal compromiso constituye una condición para la asignación de las ayudas.

Según la CE, las autoridades italianas notificaron al organismo europeo, de conformidad con el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea – TFUE, su intención de prorrogar el régimen de ayudas, alegando para ello que la actual crisis había hecho reducirse la demanda de transporte y hacía necesaria la prórroga de las ayudas por tres años más. En este sentido, la Comisión considera que la prórroga constituiría un incumplimiento del compromiso antes indicado, al incluir una condición a la hora de conceder las ayudas y ha decidido incoar el procedimiento formal de investigación previsto en el TFUE.