El Gobierno italiano ha tomado la decisión exceptuar a los transportistas extranjeros que accedan a su territorio de la obligación de portar el pasaporte sanitario que está desarrollando la Unión Europea.

Así pues, los cuerpos de seguridad transalpinos solo exigirán a los conductores profesionales que entren al país que cumplimenten una declaración de desplazamiento, preferentemente a través de internet, o si no es posible en papel, tal y como informa Fenadismer.

En los últimos meses la Unión Europea ha venido trabajando en la puesta en marcha del pasaporte sanitario digital europeo, que establece el marco regulatorio armonizado en todos los Estados miembro para la expedición, verificación y aceptación de certificados covid-19 interoperables de vacunación, de prueba diagnóstica y de recuperación para facilitar la libre circulación en todo el territorio de la Unión durante la pandemia.

UETR, federación europea en la que está integrada Fenadismer, ha solicitado a los Estados miembro de la Unión que eximan  al sector del transporte por carretera de la obligatoriedad de acreditar su pasaporte sanitario para sus desplazamientos en el interior de la Unión europea, siguiendo la Recomendaciones del Consejo europeo de garantizar para este sector el uso de los corredores verdes libres de restricciones por motivos sanitarios.