En plena pandemia del coronavirus, se hace imprescindible que las autoridades sanitarias españolas elaboren un plan específico de prevención dirigido a los profesionales del transporte, que están más expuestos a contactos con multitud de personas y tienen un mayor riesgo de contagio.

Por ello, hace semanas la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, Fenadismer, solicitó al Ministerio de Sanidad que se estableciera un protocolo, que de momento no existe. En cambio, en Italia, el Ministerio de Transportes ya ha elaborado uno junto a las asociaciones del sector para evitar la propagación del virus entre los trabajadores del transporte y la logística.

El documento establece un catálogo de actuaciones para cada segmento de transporte, pero en lo que respecta al de carretera, destacan la limpieza y desinfección de los locales, los medios de transporte y los equipos de trabajo según lo recomendado por Sanidad. Además, en este caso están permitidos los viajes de los trabajadores.

Protocolo en Italia

Se puede acceder al lugar de carga y descarga incluso si el conductor no tiene equipo de protección personal, siempre que no salga del vehículo o mantenga una distancia de un metro respecto a otros operadores. En estas zonas, debe garantizarse que las operaciones se lleven a cabo sin contacto directo entre operadores y conductores o cumpliendo con la estricta distancia de un metro.

Por otro lado, no se permite el acceso a las oficinas de compañías distintas a la suya por ningún motivo, excepto para utilizar inodoros dedicados, en los que se debe garantizar la limpieza diaria adecuada y la presencia de gel desinfectante.

Las entregas de paquetes, documentos y otros tipos de productos expresos pueden realizarse también a través de la web, sin contacto con los destinatarios. En el caso de las entregas a domicilio, los productos se pueden entregar sin contacto con el destinatario y sin la firma de la entrega, o bien con el uso de máscaras y guantes.

Si es necesario trabajar a una distancia interpersonal de menos de un metro y no son posibles otras soluciones organizativas, se requiere el uso de máscaras. Por último, se recomienda establecer un plan de turnos para los empleados dedicados a la preparación y recepción de envíos, así como a la carga y descarga de mercancías, para minimizar los contactos.