El Foro Internacional del Transporte, ITF, ha evaluado el estado actual de las regulaciones técnicas y estándares para vehículos pesados de cero o bajas emisiones, lo que incluye también a los eléctricos de pila de combustible y los eléctricos enchufables.

El establecimiento de ciertos requisitos y normativas es un paso crucial para la introducción de este tipo de tecnologías de forma segura, sobre todo si quieren alcanzarse ciertos objetivos medioambientales en el plazo previsto.

La electricidad y el hidrógeno marcarán el paso en el futuro del transporte pesado. No obstante, hasta ahora los estándares que se han desarrollado están orientados a turismos, vehículos comerciales y vehículos industriales, sin hacer distinción, cuando es necesaria una diferenciación entre vehículos ligeros y pesados.

Desde ITF, recomiendan que los estándares a aplicar sirvan para todo tipo de vehículos, pero tengan en cuenta sus características específicas. Por ejemplo, para vehículos de batería eléctrica, esto exige poner el foco en ciertos componentes, como la propia batería, el sistema de propulsión o el sistema de carga.

Seguridad 

También se debe aprovechar la experiencia de los foros internacionales especializados para introducir aspectos más técnicos, relacionados con la seguridad, como las fugas térmicas o de electrolitos.

Asimismo, es importante asegurarse de que el alcance de las regulaciones para vehículos de hidrógeno cubran adecuadamente aspectos que hasta ahora no se han considerado, como la seguridad de los tanques de almacenamiento en vehículos pesados, la mayor vida útil de estas unidades ​​en comparación con los vehículos ligeros, o la seguridad en caso de accidentes, especialmente si el vehículo vuelca.

En esta línea, las regulaciones futuras deberán tener en cuenta las nuevas formas de almacenamiento a bordo que se están desarrollando, en particular para el hidrógeno líquido.

Otra de las recomendaciones pasa por la aplicación de protocolos para la recarga de hidrógeno en vehículos pesados, sin olvidar realizar una correcta investigación previa sobre el uso seguro de vehículos de bajas y cero emisiones con la infraestructura existente, especialmente para los de hidrógeno.

Respecto al desarrollo de estándares para la recarga del vehículo, las especificaciones técnicas han de ser distintas para turismos y camiones, por ejemplo, lo que exige una gran cooperación entre fabricantes, productores de componentes, proveedores de infraestructuras e industria eléctrica.

Además, los sistemas eléctricos en carretera, ERS, pueden ayudar a superar algunos de los desafíos que supone el uso de baterías eléctricas para el transporte de larga distancia. Los estándares internacionales para estos desarrollos garantizarían la interoperabilidad de este tipo de soluciones.

Emisiones

En cuanto a las emisiones, una armonización de la normativa para los vehículos pesados resulta imprescindible si se pretende que el desarrollo de estos productos sea más económico.

Para conseguir que la integración de los vehículos pesados eléctricos sea una realidad, es igualmente fundamental que se incluyan en la regulación actual aspectos relacionados con la durabilidad, la huella de carbono o la sostenibilidad de las cadenas de suministro.

Por ultimo, desde ITF exigen un marco regulatorio armonizado en cuanto a la aplicación de tarifas en las carreteras y el establecimiento de restricciones de acceso a las ciudades basándose en los mismos criterios medioambientales.