El Gas Natural se ha convertido en la mejor alternativa al diésel para reducir las emisiones contaminantes y ofrecer un transporte de larga distancia respetuoso con el medio ambiente. Para Iveco, el camino hacia un transporte sostenible pasa por el uso de este combustible, como prueba el hecho de que es actualmente el único fabricante que cuenta con una gama completa de modelos de gas natural.

Entre ellos, se encuentran tanto vehículos comerciales ligeros como vehículos pesados para transporte de larga distancia, con motores entre los 136 y los 400 CV. Este esfuerzo le ha valido recientemente para obtener el premio ‘Industry Champion’ que entrega NGV Global por su compromiso con el sector del gas natural.

El sector de transporte se está transformando y ya hay muchos que apuestan el gas, por sus beneficios económicos y ambientales. Por ello, el fabricante ha querido conocer las opiniones de sus clientes sobre si puede llegar a ser una alternativa real al diésel.

El gas es el futuro

Desde el Grupo HAM, afirman que es la mejor opción actualmente para el transporte por carretera y casi la única para el de larga distancia, ya que otras tecnologías que se utilizan en vehículos más pequeños «no cumplen con los requisitos que pide un transportista«.

Por su parte, en Enagás coinciden en que el GNL y el GNC «son el futuro«, dado su crecimiento exponencial en el transporte marítimo y su avance en el ámbito de la carretera. Asimismo, en Imesapi Barcelona creen que este combustible terminará implantándose para poder cumplir con las normativas europeas, cada vez más estrictas.

El objetivo del fabricante es contribuir «a que la era del diésel se acabe cuanto antes«. Por ello, ofrecen prácticamente toda su gama en versiones de gas, destacando especialmente el Stralis NP, diseñado específicamente para operaciones de larga distancia, con una autonomía garantizada de hasta 1.500 km gracias a sus dos depósitos de GNL de 400 kilos y a un motor eficiente.

[youtube video=»k5h3nNR4sNs» ancho=»480″ alto=»270″]