Con el fin de implantar las innovaciones ecológicas a gran escala, Iveco y Gruber Logistics acaban de presentar el que será el primer vehículo para el transporte de cargas especiales de hasta 50 toneladas que utilice combustible alternativo.

El Iveco S-Way a GNL permitirá así avanzar en la descarbonización del transporte de cargas especiales, que se refiere al traslado por carretera de mercancías que superan los límites de peso, dimensiones y/o seguridad prescritos por el Código de la Circulación y que requieren permisos especiales.

En este sentido, aunque el rendimiento de los vehículos pesados propulsados por GNL es comparable al de los vehículos propulsados por diésel para cargas estándar de hasta 24 toneladas, la diferencia en la potencia del motor puede repercutir en el rendimiento de los vehículos en pendientes especialmente difíciles o cuando se transportan cargas que superan los límites de peso.

No obstante, junto a Gruber Logistics, se han conseguido crear las condiciones logísticas necesarias para introducir los combustibles alternativos en el sector. Tras un periodo inicial de pruebas, los vehículos de GNL ya están en funcionamiento en sus rutas entre Alemania y el Reino Unido desde la zona de Kreuztal, transportando cargas de entre 30 y 50 toneladas.

Desde el operador explican que es posible que el GNL, y más tarde el BioGNL, se utilicen de forma generalizada en el sector de las cargas anormales, pero para ello es necesario modificar los métodos de trabajo, y cambiar las rutas y la forma de conducir.

El uso del gas natural, especialmente en su versión bio, es esencial para conseguir resultados inmediatos y eficientes, pues como demuestra un reciente estudio del Consejo Nacional de Investigación italiano, un vehículo pesado de mercancías propulsado por BioGNL puede reducir las emisiones de CO2 hasta en un 121% en comparación con un diésel.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px