Iveco ha participado en el V Edición del NGV Europe International Show and Workshops, del 8 al 10 de julio de 2014, el evento celebrado en Bruselas dedicado a la promoción del gas natural en los vehículos y en el transporte, en la que ha mostrado la versión de Gas Natural Comprimido (GNC) del nuevo Daily, y el modelo propulsado con Gas Natural Licuado (GNL) del Stralis. 

La versión alimentada por GNC del Iveco Daily ha sido mostrada por primera vez al público en esta feria de Bruselas. El vehículo conserva los mismos puntos fuertes de la versión diesel en términos de fiabilidad, confort y capacidad de carga útil, entre ellos el bastidor de doble larguero y su estructura.

En Iveco Stralis “Natural Power” Euro 6, alimentado por GNL, ha debutado también esta feria equipando un nuevo tanque que cumple la revisión del Reglamento UNECE No.110, en vigor desde el 10 de junio de 2014, lo que permite homologaciones de los vehículos de GNL que hasta ahora no eran posibles.

Con una autonomía de 750 km, la tractora AT440S33T/P GNL está equipada en su configuración estándar con cuatro bombonas de GNC de 70 l y un depósito criogénico de GNL de 510 l. El gas natural se almacena en estado líquido a una temperatura de -130 °C y con una presión de 10 bares y, antes de ser inyectado en el motor, pasa a estado gaseoso.

menor Los vehículos propulsado por gas natural ofrecen múltiples ventajas, tanto desde el punto de vista de la sostenibilidad medioambiental como de la rentabilidad para los propietarios.

En términos de emisiones, los motores de gas natural son más ecológicos que los diésel Euro 6. El gas natural es un combustible más limpio, con unas emisiones de partículas un 95% menores que el diésel, y una reducción del 35% del NOx.

Estos vehículos reducen las emisiones de CO2 desde un 10% hasta un 100%, en el caso de usar biometano. Además, los motores de gas natural son, de media, 5 decibelios menos ruidosos que los diésel, lo que hace de ellos los más adecuados para la recogida de residuos urbanos y la distribución nocturna.

En cuanto al ahorro económico, el coste total de explotación en el transporte se reduce hasta un 10%, debido fundamentalmente a que el gas tiene un precio que el diésel, con lo que se consigue una reducción de hasta el 40% en el gasto de combustible.