Durante la inauguración del proyecto piloto BioGNVAL en la planta francesa de Valenton, Iveco ha presentado su nuevo camión Stralis Hi-Road propulsado por Bio-GNL obtenido del proceso de tratamiento de las aguas residuales de la fábrica.

Este proyecto, iniciado en febrero de 2013 , tenía como finalidad obtener una energía renovable, fácil de almacenar y transportar, que pudiera ser utilizada tanto para el transporte de mercancías como el de pasajeros.

De este modo, el fabricante demuestra que es posible realizar una transición energética inmediata en el sector del transporte, con un vehículo silencioso, limpio y libre de emisiones. Comparado con un vehículo diésel tradicional, el Stralis bio-GNL reduce en un 90% las emisiones de CO2 y en un 50% el ruido.

Iveco, que mantiene su compromiso con el transporte sostenible y ha alcanzado un 71% de la cuota de mercado en 2015 en el segmento de los vehículos propulsados por motores de gas, promoverá el uso de este tipo de vehículos en Francia como alternativa al diésel.