Jose Luis Almazan recoge la placa del puerto de Melilla en su despedida

Han sido nueve años maravillosos, de un importante crecimiento personal y profesional que he podido compartir con un equipo de trabajo increíble”. Con estas palabras José Luis Almazán se despedía de los trabajadores y personal del puerto de Melilla tras aceptar previamente el Consejo de Administración de la entidad su decisión de dejar el cargo que ha ocupado en los últimos 9 años.

José Luis Almazán reconoció que tras la intensa labor que ha desarrollado en Melilla, “era el momento de comenzar una nueva etapa profesional”. Según señaló, deja la institución para trabajar en una empresa privada dedicada a la financiación y gestión de infraestructuras de transporte a nivel internacional.

Almazán tomó posesión como director general del Puerto de Melilla en enero del año 2004, y desde entonces el Puerto ha experimentado un continuo aumento de todos sus tráficos, hasta el punto de convertirse en el segundo enclave con mayor crecimiento de todos los puertos del Sistema Portuario Español.

Las cifras obtenidas en los últimos años han marcado un “récord” histórico en la cuenta de resultados de un puerto que hasta hace unos años era deficitario. Se ha aumentado el tráfico de mercancías en un 34% desde el año 2004, un 120% el de pasajeros y un 210% el de vehículos en pasaje.

En el acto de despedida, el presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla, Arturo Esteban, le entregó una placa en recuerdo de su paso por el puerto. “Considero a José Luis como parte de mi familia. Hemos trabajado juntos durante nueve años en los que el puerto ha dado un cambio radical. Sólo tengo buenas palabras a su respuesta y a su sacrificio tanto personal como profesional en el desempeño de su labor en la dirección del puerto de Melilla”, aseguró el presidente.