El hasta ahora consejero delegado de FCC, Juan Béjar, asumirá la presidencia no ejecutiva de Globalvía, compañía de concesiones de infraestructuras controlado al 50% por el grupo constructor y Bankia, que recientemente acordaron su venta al fondo soberano de Malasia.

De esta forma, Béjar regresará al sector de las concesiones de infraestructuras y a la compañía por la que entró en el grupo FCC, cuando en 2009 le ficharon como presidente ejecutivo de Globalvía. A este cargo sumó, en 2012, el de presidente y consejero delegado de otra filial de la constructora, Cementos Portland. Béjar compatibilizó ambos puestos hasta que en enero de 2013 fue nombrado primer ejecutivo de FCC.

Licenciado en Derecho y Empresariales, Béjar inició su carrera profesional en Hisalba, en aquel momento, principal fabricante de cemento del mundo. Posteriormente, y tras una etapa en la Empresa Nacional de Autopistas (ENA) , entre 1991 y 2007 formó parte del grupo Ferrovial, en el que ocupó el puesto de consejero delegado de Infraestructuras y de Cintra (concesiones), de la que lideró su salida a Bolsa y la compra de BAA.

En 2007 se instaló en la ‘city’ londinense, donde constituyó el fondo de inversión en infraestructuras de Citigroup, que tomó una participación en la concesionaria de autopistas española Itínere. Béjar ocupó este cargo hasta su fichaje en 2009 por FCC para dirigir Globalvía, empresa a la que ahora regresará.

Esta compañía, recientemente vendida por FCC y Bankia al fondo soberano de Malasia, gestiona una cartera de 31 concesiones, entre autopistas, ferrocarriles, puertos y hospitales, repartidas en siete países.