El fabricante alemán de carretillas Jungheinrich ha alcanzado el millar de unidades de su modelo retráctil ETV 216i. Presentada hace dos años, fue la primera carretilla del mundo con batería de iones de litio. Gracias a ello, mejora la ergonomía y es mucho más compacta que otras carretillas retráctiles. Esto le permite lograr una gran agilidad en el almacén y, al mismo tiempo, ofrece una libertad de movimiento mayor y una gran visibilidad al operario.

La unidad número 1.000 se ha entregado a la cadena de supermercados Penny Market. Con más de 3.000 tiendas propiedad del grupo alemán Rewe, ha ido a parar a un centro situado en Italia y formaba parte de un pedido de siete unidades.

La carretilla retráctil con batería de iones de litio integrada se ha convertido en un éxito desde su lanzamiento hace casi dos años al aprovechar plenamente las ventajas de la tecnología de iones de litio, lo que la convierte en la carretilla retráctil más compacta y potente de su clase.

La batería de iones de litio ofrece otras ventajas, como una mayor vida útil, un mejor rendimiento en comparación con la batería de plomo-ácido convencional y no requiere mantenimiento. Sus intervalos de carga especialmente cortos permiten un funcionamiento 24/7, pudiendo transportar cargas de hasta 1.600 kg. a una altura de elevación de hasta 10,7 metros.