nueva-escala-de-k-line-car-carrier-en-santander

La conexión brinda a las empresas españolas nuevas oportunidades de negocio tanto en la carga rodada como estática.

El puerto de Santander recibirá entre el 28 de enero y el 25 de febrero a tres buques de carga de la naviera japonesa K-Line Car Carrier con destino a los principales puertos del sureste asiático. El primero en visitar la instalación será el Durban Highway en el servicio quincenal Far East.

Esta conexión brinda a las empresas españolas nuevas oportunidades de negocio tanto en la carga rodada como convencional, con tiempos de tránsito muy competitivos hacia los principales puertos asiáticos. En cuanto a la embarcación, cuenta con una amplia capacidad de carga, puertas de 5,10 metros de altura y una rampa con capacidad para soportar hasta 150 toneladas, lo que facilitará el envío y estiba de la carga.

Ya en febrero, escalará en el puerto santanderino el Grand Champion, con una altura máxima de puertas de cinco metros y una rampa con capacidad para 150 toneladas. El último en llegar será el Amethyst Ace, con una rampa de 100 toneladas de capacidad y una altura máxima de 5,10 metros.

Las escalas del operador, representado en exclusiva por Bergé en su servicio de carga desde España, tienen como destino los puertos de Singapur, Taipei, Kobe, Chiba y Toyohashi. Además, permiten conectar en Singapur con puertos de Indonesia, Tailandia, Filipinas, Malasia, Vietnam, India, Sri Lanka y Australia.

Su servicio en el puerto de Santander está ayudando a consolidar a Cantabria en el mapa logístico mundial, máxime cuando estos grandes buques han ampliado su capacidad de carga, no sólo de vehículos y camiones, sino de todo tipo de mercancía sobredimensionada, ferroviaria, eólica o de obra civil.