Huella de carbono

Las actividades logísticas generan una importante cantidad de GEI, representando el sector transporte un tercio de las emisiones totales que generan los países.

Kaleido Ideas & Logistics ha desarrollado la herramienta Karbon Track, una solución para la monitorización e informe de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociadas a proyectos logísticos, conforme al estándar GHG Protocol, que ha sido verificada por la ENAC.

Durante la presentación de su Informe Anual de Logística este jueves 17 de julio en el puerto de Vigo, desde la compañía han señalado que «la logística va a vivir en los próximos años una creciente presión para el control del gasto energético y de sus emisiones contaminantes», si bien señalan que el sector no puede asumir continuos incrementos en los costes.

Con respecto a la estrategia de desarrollo sostenible de la compañía, desde la misma aseguran que las tendencias de futuro en cuanto a logística sostenible pasan por desarrollar entornos colaborativos, cuestionarse los modelos de producción y distribución existentes y buscar un índice de sostenibilidad logística.

Para que las nuevas tecnologías no supongan un aumento de los costes cada año y aportar un valor añadido esencial por la competitividad, el departamento de I+D+i juega un papel fundamental, a través de sistemas innovadores y sostenibles que sean claves para definir la logística del futuro.

Dada la naturaleza de la actividad logística como gran generadora de emisiones GEI, la nueva solución de Kaleido, Karbon Track, supone un importante valor añadido para las empresas, permitiendo ser conscientes del impacto ambiental de su cadena logística en lo que a contribución al cambio climático se refiere y, por tanto, ofreciendo la posibilidad de poder tomar decisiones y actuar en consecuencia.

Reducción de emisiones

La legislación ambiental tiende a ser cada vez más exigente en relación a la medición de emisiones, lo que hoy es una estrategia de diferenciación, mañana será un requisito indispensable. En este sentido, el sector del transporte se ha marcado un objetivo de cara a 2020 de reducción del 10% de emisiones con respecto al 2005.

Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, el transporte representa un tercio del consumo de energía final de los países miembros y más de un quinto de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Apuesta por la sostenibilidad

El puerto de Vigo ha reducido la huella de carbono asociada a los procesos y operaciones que se llevan a cabo en el mismo, concretamente, según señalan desde el puerto, más de un 30% en los últimos años 2 años con respecto al movimiento de mercancía.

Además, el puerto participa en iniciativas como el proyecto Tefles, orientado a la reducción de las emisiones en el atraque a puerto, o el ‘Green Port Energy Center (GPEC), que se centra en el empleo de gas licuado para la producción de energía eléctrica, aire caliente y aire frío destinado al suministro a buques en puerto.