kaessbohrer-planta-ulm

Kässbohrer cuenta hoy día con cuatro plantas de producción.

Durante el pasado mes de junio, la alemana Kässbohrer ha celebrado sus 125 años de existencia como fabricante de semirremolques.

La marca se fundó en la ciudad germana de Ulm en 1893. Posteriormente en la década de los treinta del siglo pasado, Karl Kässbohrer comenzó a construir los primeros semirremolques tras solicitar en 1931 dos patentes que cambiaron la dinámica de la producción de vehículos.

Una de esas patentes se refería a la quinta rueda, un elemento que abrió el camino a la llegada de los semirremolques tal y como los conocemos actualmente.

De igual modo, el fabricante germano también ha sido pionero en la fabricación de unidades de transporte para productos químicos líquidos, así como el movimiento de cargas especiales. Así, en 1953, lanzó el primer remolque de silo con sistema de inclinación hidráulica.

Kässbohrer cuenta hoy día con cuatro centros de producción para producir una amplia variedad de unidades, entre las que se cuentan semirremolques, cisternas, silos, cargadores bajos, chasis de contenedores de carga baja, cajas refrigeradas y camiones de volteo.

Dos de ellos se encuentran en las ciudades alemanas de Ulm y Goch. Además, el fabricante dispone de otra fábrica más en la localidad rusa de Yasnagork. Por último, su planta más grande está ubicada en el municipio turco de Adapazari.