Carga transportada en los asientos de pasajeros… Lo que parecía inconcebible a principios de año, es ahora una realidad. En el caso de KLM, que acaba de completar su vuelo número 100 de carga en cabina, opera cada semana unos siete de este tipo entre Shanghái y los Países Bajos con motivo de la crisis sanitaria.

Más del 90% de la carga corresponde a mascarillas faciales, pero también se transportan otros suministros médicos, incluyendo guantes y batas quirúrgicas. Lo que cabe en la cabina corresponde a aproximadamente seis palets grandes, alrededor del 40% de la capacidad total de carga de la aeronave.

El avión utilizado para el vuelo número 100 ha sido uno de los tres Boeing 747 Combi reintroducidos en la operativa en abril. Para llegar a estas cifras ha sido necesario un gran trabajo en equipo para desarrollar el concepto, pero ahora es posible transportar más y completar el proceso de carga y descarga aún más rápido en estas operaciones.

Un grupo de 60 empleados han sido formados para trabajar en estos vuelos, llevando a cabo estas tareas de forma voluntaria y en combinación con sus otras responsabilidades.

En total, desde que se iniciaron estos vuelos de carga en cabina, la aerolínea ha transportado más de 80.000 cajas y más de 85 millones de mascarillas. Además de su contribución humanitaria, esto ha permitido generar ingresos adicionales durante este período de crisis.

Pieter Elbers, presidente y director general de KLM ha participado en el vuelo a Shanghái para presenciar el proceso en primera persona, ayudando incluso a cargar y descargar las cajas.