El sistema del impuesto ambiental será sustituido, desde ahora hasta el 1 de enero 2015 por un «peaje de tránsito para vehículos pesados» de aplicación en camiones de más de 3,5 toneladas y en un total de 4.000 kilómetros de carreteras en lugar de los 15.000 planteados inicialmente.

El primer ministro Matignon así lo ha confirmado este pasado domingo, después de que la información se publicara en el diario L’Ouest France. Precisamente fue la revuelta de los «Bonnets rouges» en esta región de Francia, lo que obligó al gobierno a suspender el impuesto ambiental en otoño pasado, de forma que ahora sólo el eje Saint-Lô/Nantes, a través Rennes se verá afectados por el nuevo peaje, como puede verse en el plano adjunto, difundido por el citado periódico, citando fuentes del Ministerio de Ecología.

Se conserva la filosofía del impuesto ambiental

Ségolène Royal, actual ministra de Ecología y Energía, ya había anunciado el pasado miércoles que el gobierno tomaría una decisión «la próxima semana» en relación con el impuesto ambiental a los vehículos pesados.

El nuevo sistema anunciado, se aplicará en los ejes con un tráfico superior a 2.500 camiones al día, quedando excluídos los trayectos cortos y Bretaña al oeste de Rennes. «Esto se corresponde con las principales rutas a través del país actualmente sin peaje y los ejes paralelos a las autopistas de peaje como la N4 entre París y el este de Francia y la RN10 entre Poitiers y Burdeos«, según una fuente del Ministerio de Ecología citada por el periódico.

GPS como un contador

Los vehículos y el material agrícola así como los vehículos dedicados a la recogida de leche están exentos de peaje. «Los camiones estarán equipados con un GPS que permitirá calcular el número de kilómetros recorridos y en consecuencia el peaje a aplicar«.

El baremo a aplicar se basa en una tasa media modulable, de 0,13 euros por kilómetro. Se ha previsto un plazo de tres meses de adaptación antes de la entrada en vigor del nuevo sistema de peaje, previsto para el 1 de enero de 2015, siempre de acuerdo con el diario L’Ouest-France.

El gravamen ambiental para vehículos pesados se debía haber comenzado a aplicar a partir de 2011, pero fué aplazado en sucesivas ocasiones por razones técnicas. El ex primer ministro, Jean-Marc Ayrault anunció su suspensión a final de octubre de 2013, a raíz del movimiento de oposición desatado en la Bretaña, que se acabó extendiendo a otras regiones.

La ecotasa reemplazada por un sistema de peaje en transito

La ecotasa reemplazada por un sistema de peaje en transito que se aplicará en 4.000 km frente a los 15.000 km planteados inicialmente.

Tras su llegada al ministerio de Ecología en abril, Ségolène Royal abogó por un «replanteamiento» de los impuestos ambientales, a la espera de conocer el resultado de la comisión parlamentaria creada al efecto, sobre el tema.

Por su parte, el secretario Nacional del Partido de los Verdes Europe Écologie Les Verts (EELV), Emmanuelle Cosse, que ha dado la bienvenida «fríamente» al nuevo sistema, quiere conocer todos los «detalles» de esta medida, aunque ha lamentado que sólo se vaya a aplicar a 4.000 km de carreteras, en lugar de los 15.000 previstos inicialmente.

¿Entrará el Estado francés en el capital de Ecomouv?

Además, el Estado podría entrar en el capital de Ecomouv, la empresa responsable de la recaudación de los impuestos medioambientales, con el fin de tener «un mejor control«, tal y como ha avanzado este domingo el primer ministro, Manuel Valls.

«Para la puesta en marcha del peaje de tránsito, se hace un llamamiento a la empresa Ecomouv, cuya tecnología e infraestructura operativa ya existe y que deberá sufrir una adaptación» en el contrato, ha señalado el primer ministro en un discurso en Trebes. «A fin de garantizar un mejor control, el Gobierno se comprometerá con Ecomouv, lo que podrá suponer la entrada de capital en la sociedad para un mayor control«, ha dicho.

El contrato con Ecomouv, el consorcio franco-italiano responsable de recaudar el impuesto ecológico, se ha ratificado tras la investigación del Senado, sin embargo se ha criticado el hecho de ciertos elementos que dieron lugar a sobrecostes.

En enero de 2011, bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy, el entonces gobierno de François Fillon adjudicó la recaudación de este impuesto a los camiones destinado a financiar las infraestructuras de transporte, al consorcio Ecomouv, que integra al grupo italiano Autostrade, con el 70% del capital, junto con los grupos franceses Thales, SNCF, SFR y Steria.